La complaciente

La complaciente (Relato Lésbico)

Rosalía (segundo nombre, para guardar el primero en reserva) se baja el calzón hasta los muslos en donde se ha estancado su pantalón, acomoda bien su nuca en la almohada y a propósito de su frondoso vello púbico menciona:

-“Desde que me lo han retirado para operarme ha crecido así de grueso. Y con el dedo nos señala su cicatriz a un costado de su vientre cerca de su entrepierna izquierda. La marca de su operación es lo suficientemente visible y abarca unos buenos centímetros de su vientre, baja verticalmente a un costado del ombligo y sigue hasta unos pocos centímetros de su entrepierna. Pero no es más visible que la línea vertical de su vulva que cobra notoriedad aún detrás del denso pelo. Rosalía, a modo de desviar nuestras miradas de la marca de su operación, sube su suéter hacia arriba retirando incluso su sostén y nos vuelve a sonreír. Pero como a las presentes no nos interesaba ver de nuevo sus diminutos pechos, no le dimos la menor importancia, porque en realidad lo que queríamos era ponernos a examinar por primera vez su vagina.
Seguir leyendo →

Puntúa este video
Publicado por admin en Relatos lésbicos, 0 comentarios