De niña a mujer (Parte 2 de 3) (Relato Lésbico)

Me desperté de una pesadilla, casi llorando, pero me sobrepuse pues ya no era una niña, qué iban a pensar, pero todo alrededor en mi habitación me asustaba, no se me pasaba el miedo y quería gritar Mama!!! Mamaaaa!, pero no podía y no podía levantarme sin más e ir por el pasillo oscuro a la habitación de mi madre y entonces ví que se filtraba luz por la puerta, y en un arranque de coraje me fui directa a la puerta que, entreabierta, crucé como en un suspiro viendo la luz que subía del salón en el piso de abajo, y cuando ya iba a bajar lo vi, mi madre y mi tía Ana se estaban besando, gemían y se tocaban por todas partes, pero qué están haciendo?!!!. Mi madre tenía las manos en el culo de mi tía, se lo apretaba y apretaba, la besaba y la lamía, le lamía el cuello, y hasta le escupió en la cara y la lamió a continuación, y mi tía Ana hacía otro tanto con mi madre, también le tocaba el culo, pero más las tetas por encima de la camisa, hasta que se la abrió y las tetas de mi madre quedaron al aire y mi tía se puso a chuparlas como loca.

Mi madre le levantó la cabeza cogiéndola del pelo y escupió en sus propias tetas, una y otra vez, y soltó a mi tía para que las chupara con su saliva, lo que a mi tía debió encantarla porque parecía que se volvía loca gimiendo, lamiendo y chupando.

De la pesadilla ya ni me acordaba, ni pensaba, ahí parada en medio del pasillo, que me podían ver, y…por qué iba a ser un problema que me vieran?, pues no lo sé, pero eso no era normal y yo tenía la sensación de que interrumpiría, así que cuando reaccioné me eché hacia atrás pero sin perder la visión del escena, y entonces sucedió, me descubrí apretando los muslos y frotando el uno contra el otro, y sentí algo extraño ahí, sí, por donde meaba, y bajé la mano y lo apreté, y lo apreté de nuevo y lo froté, y me gustaba. Y yo pensaba que por ahí sólo se meaba, pero ahora estaba sintiendo algo que me gustaba pero no sabía qué era, pero mi madre y mi tía me lo iban a enseñar.

Cuando volví a centrarme en la escena del salón mi tía tenía también los pechos desnudos y era mi madre la que ahora los chupaba como una loca, los tenía cogidos con fuerza y de modo que mi madre podía chupar los pezones y un buen trozo de tetas. Se separaron por un momento y se quitaron las camisas quedando sus parte de arriba al descubierto, desnuda. Mi tía le cogió un brazo a mi madre, se lo levantó y empezó a besarle y lamerle la axila, y la otra mano la metio directamente dentro de la falda de mi madre, que aumentó el tono de sus gemidos. Retiró la boca de la axila y escupió a la cara a mi madre y la lamio, y la volvió a escupir y a lamer apretando su lengua contra el rostro de mi madre, sus labios, su nariz, las orejas, y con la mano que tenía metida bajo la falda la frotaba arriba y abajo…y yo empecé a hacer eso conmigo misma.

Mi madre se deshizo de mi tía y se puso de pié, se quitó los zapatos y se bajó la falda y las bragas, quedó completamente desnuda. No era desde luego la primera vez que la veía así, ella, mi hermana y yo solemos hacer el baño de chicas, que consiste en eso, bañarnos las tres juntas y hablar cada una de sus cosas, aunque ahora estoy empezando a recordar de otra forma determinadas formas de tocarme mi madre y mi hermana, y entre ellas…pero bueno, mi madre volvió a sentarse y le pasó las bragas a mi tía por la cara, se las restregó y luego, escupiéndolas, ¡¡¡SE LAS METIÓ EN EL CHOCHO!!!! Mi tía bramó como una loca y empujó a mi madre que quedó tumbada, le sacó las bragas y las olió, las lamió y se las metió por dentro de su pantalón, y entonces…ví como hundía su cara entre las piernas de mi madre y mi madre se volvía literalmente loca, gemía y bramaba cogiendo a mi tía por el pelo y apretándole la cabeza contra ella al tiempo que se frotaba contra su cara, hasta que cerró las piernas y le gritó a mi tía que parase y comenzó como…a tener espasmos y lanzar gruñidos cada vez que metía un empujón de su cadera hacia arriba, hasta que jadeante quedó echada y soltó a mi tía.

Mi tía aprovechó para quitarse el pantalón y las bragas y quedar también completamente desnuda, y entonces cogió a mi madre de las piernas y pegó un tirón para acercar a mi madre y ¡¡¡SE SENTO ENCIMA DE SU CARA!!!, inmediatamente empezó a moverse adelanta y atrás sobre la cara de mi madre gritándoles, porque gritaba, que usara la lengua, que se la metiera en el chocho y en el culo, le decía ¡¡¡PUTA PARA QUÉ TIENES LA LENGUA!!! y cosas así, e igual que mi madre de repente cerró sus piernas, chilló y ralentizó muchos sus embestidas hasta pararse y…parece que debió pensar que había gritado demasiado y miró hacia arriba, y se quedó mirando, y yo me di cuenta ¡¡¡OH NO!!!, había abierto las piernas y las tenía completamente estiradas de modo que los pies se veían desde abajo, los retiré rápidamente pero como bien sabría más tarde, mi tía los había visto.

No le dijo nada a mi madre desde luego, o por lo menos en ese momento, yo volé a mi habitación y me metí en la cama. Ya no había pesadilla por ningún lado, si no unas ganas tremendas de hacer algo con esa sensanción que tanto me gustaba y que se producía ahí abajo y, desde luego por puro institno, sin pensar en nada, me puse la almohada entre las piernas y comencé a frotarme en ella hasta que me entró un placer enorme que casi me hace lanzar un grito…y me quedé tumbada con la almohada entre mis piernas y…me dormí.
(Continuará)…

ENVIANOS TU RELATO LESBICO Y LO PUBLICAREMOS


Enviar relato

Puntúa este video

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.