Alejandra en casa de Paula (Parte 1 de 2) (Relato Lésbico)

 

Mi nombre es Alejandra, el otro día me pasó algo extraño, estaba en casa de Paula que es mi íntima amiga, las dos solas porque sus viejos habían ido a pasar el fin de semana a la quinta de unos amigos, les decía, estábamos las dos sentadas en el sillón del living, una frente a la otra recostadas en los apoyabrazos del sillón, yo con las piernas cruzadas y Paula medio despatarrada, las dos somos minas normales, si hay algo que nos distingue de las demás en mi caso quizás sean mis ojos, muy claros, y en Paula sus labios, esos labios que los tipos dirían de chupa pija, y eso fue lo que me sorprendió, me encontré de golpe mirándole los labios, pero de una manera diferente, me atraían, y alternaba mi mirada entre los labios y los pezones de Paula que se le notaban demasiado a través de la musculosa, empecé a sentir que me calentaba verlos así. Me debo haber puesto colorada porque me preguntó:
Seguir leyendo →

Publicado por admin en Relatos lésbicos, 0 comentarios

Mi sirvienta me provoca (Relato Lésbico)

 

Era un viernes por la tarde, mi sirvienta Alexia estaba fregando el suelo del comedor mientras yo terminaba un informe del trabajo. Vestia con un uniforme corto, muy corto.. tan corto que si no llevase pantalones se le veria medio culo y parte de su vagina. Esta tan sexy fregando el suelo con ese uniforme.. intento concentrarme en el trabajo pero con alexia ahi no puedo, decido ir a la cocina a por un vaso de agua. Abro la nevera para coger la botella y servirla en un baso, cuando noto dos manos firmes agarrandome de la cintura.
—–“ Se que te gusto. No dejas de mirarme.
—–“ Mmm.. alexia perdona, no se que me pasa.
—–“ Yo si se lo que te pasa. Date la vuelta.
Seguir leyendo →

Publicado por admin en Relatos lésbicos, 0 comentarios

Que Dios te perdone (Relato Lésbico)

 

Todo iba viento en popa… bueno, es un decir, porque con la tremenda popa que se gasta la gorda hasta la menor brisa produce efecto, no podía ser de otra manera, apartando el hecho de que el “meo culiño” (aquí se me salió una, no lo voy a seguir avisando) es de un calidad muy apreciada por sus conocedores. modestia aparte. Ya conocerán, si tuvieron el gran privilegio de leer la primera parte de esta verídica historia; detalles acerca nuestras historias y nuestra relación amorosa-comercial; la gorda es, toda ella, inmensa y yo soy pecosa, portuguesa, pequeña, de buen culiño y grandes tetiñas, los perversos de por aquí me llaman la Tetadora. Ah! Se me olvidaba decirles que seguimos siendo fieles seguidoras de la religión protestante, y de nuestra iglesia porque el pastor nos
dijo que no podía, por ahora, prescindir de nuestro óbolo semanal (10%) a la iglesia y que era mejor que permaneciéramos orando que dios nos perdonaría con el tiempo.
Seguir leyendo →

Publicado por admin en Relatos lésbicos, 0 comentarios

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies