Marielena y Doña Elvira (Parte 1 de 6) (Relato Lésbico)

 

Marialena se encuentra de vacaciones en lo de su tía y le encanta tomar el sol en el jardín, donde se siente a salvo de miradas indiscretas. No sabe que su vecina Doña Elvira la observa con ojos lujuriosos. Desde la llegada de su vecinita, Doña Elvira se dio cuenta que la nena es un bombón, que tiene un físico esbelto. Pelo largo castaño y unas piernas y una cola de ensueño. Esa tarde mientras la miraba desde un lugar que Mariaelena no la podía ver casi se desmaya cuando vio que la chica se desprendió la parte superior del bikini y dejo en libertad sus pechos. A doña Elvira se le lleno la boca de saliva mientras veía esas dos preciosas montañitas de carne blanca con pequeños pezones y su mente calenturienta solo pensaba en mamárselos.
Seguir leyendo →

Publicado por admin en Relatos lésbicos, 0 comentarios

Esperanza y Caridad (Relato Lésbico)

 

Esperanza y Caridad, dos bellezas rurales, cursaban último año de recogida de guisantes. Pensaban dejar la aldea para ir a servir a la ciudad. Aquel lugar para ellas era como una cárcel en la que cumplían una condena con trabajos forzados los siete días de la semana. Esperanza era morena, delgadita, medía sobre un metro cincuenta, tenía el cabello castaño recogido en dos trenzas, sus ojos eran achinados y de color avellana, tenía tetas pequeñas, su culo era pequeño y redondo. Caridad también era morena y delgadita, tenía la altura de su amiga, el cabello negro recogido en dos coletas, sus ojos eran negros y muy grandes, tenía tetas pequeñas y su culo era muy parcecido al de Esperanza. Esperanza y Caridad parecían dos dulces muñequitas.
Seguir leyendo →

Publicado por admin en Relatos lésbicos, 0 comentarios

Mis inicios lésbicos (Relato Lésbico)

 

Actualmente tengo 29 años pero voy a empezar contando mi primera vez a los 18 años, para ese entonces el sexo no era muy importante en mi vida, no me masturbaba y había estado una vez con un chico y no fue nada extraordinario y luego encuentros con amigos novios de turno que no pasaron de besos y algunos juegos. Vivo en un pueblo a 300km de capital en Argentina, muy chato y aburrido con mi amiga Amelia empezamos en el verano como no teníamos nada que hacer a ir a la pileta de su prima Patricia mayor que nosotros 30 años con un físico muy llamativo y una simpatía que desbordaba.
Ella era esteticista y tenía su consultorio y sala de masajes en la casa, nosotras estábamos toda la tarde ahí con ella y luego solas cuando ella tenía clientes.
Seguir leyendo →

Publicado por admin en Relatos lésbicos, 0 comentarios

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies