Relatos lésbicos

Selección de los mejores relatos de sexo lesbicos. Historias de sexo entre mujeres.
Encontrarás relatos de primeras experiencias, porno entre lesbianas, de amor, erotismo, pasión. Además ahora puedes enviarnos tu propio relato y lo publicaremos!

Mi paseo a Bago (Relato Lésbico)

Había terminado mis estudios de sociología y mis padres realizaron una reunión para festejar, no solo mi egreso, sino también sus 25 años de casados. La reunión la realizamos en una pequeña villa a las afueras de la ciudad de Montevideo, Uruguay. El grupo era bastante heterogénea porque se encontraban algunos amigos y compañeros míos junto con familiares y amigos de mis padres. Como ocurre este tipo de reuniones la separación generacional y por intereses se produjo a lo largo de la noche, a pesar de esta separación se pudo disfrutar de la velada. Entre los amigos de mi padre había un empresario que tenía como hobby el turismo de aventura. Su nombre era Juan Alberto, tenía 38 años, era alto y elegante con un cuerpo atlético; su pelo es castaño claro su piel siempre se encuentra bronceada y con sus ojos azules le dan un aspecto muy seductor. Estaba vestido con un camisa color celeste claro un pantalón gris claro, zapatos negros. Un bombón para comerlo. Después de dos años de novio con Juan, nos casamos y empezamos la hermosa aventura del matrimonio. Al principio era una película, él era muy romántico, flores todas semanas, cenas en los aniversarios y salíamos a recorrer lugares exóticos del mundo.
Seguir leyendo →

Puntúa este video
Publicado por admin en Relatos lésbicos, 0 comentarios

Un hasta luego por un adiós (Relato Lésbico)

(ding dong) Caminé hacia el pasillo y de allí hacía la puerta, en todo mi ser llevaba la esperanza de que si fuera ella, pero el temor era lo que ahora más reinaba, la lluvia y el viento se escuchaba como golpeaba las ventanas, y de verdad me preguntaba si de verdad ella vendría a verme (ding dong)
El timbre sonaba otra vez y yo trataba de llegar a esa puerta, tome un poco de aire y girando la perilla abrí….y era ella.
Miriam: no pensé que vendrías….pero pasa que está lloviendo a cántaros – le ayude con su abrigo y el paraguas y la hice entrar.
Claudia: gracias, ¿cómo es que dijiste cuando entre? – me miró mientras se sacudía el cabello.
Miriam: que pensé que no vendrías.nada mas.
Claudia: – me volvió a dar esa mirada intensa – ¿cómo puedes decir eso? Acaso no he venido siempre que me lo has pedido? – baje la cabeza por vergüenza y asentí.
Seguir leyendo →

Puntúa este video
Publicado por admin en Relatos lésbicos, 0 comentarios

Mi profesora de piano me adentra al lesbianismo (Relato Lésbico)

Hoy sería el día de la dichosa cita con Cristina y estaba más que nerviosa. No era mi primera pero sí era la primera con alguien que me tenía completamente loca. Una parte de mí sabía que era un terrible error seguir este juego con ella y que lo pagaría muy caro pero… ella tenía la fuerza de un imán y me atraía de una manera sobrenatural.
Muy probablemente terminaría con el corazón más roto de lo que ya está; esa pequeña parte del pequeño revolcón con el adonis no se ha ido de mi mente. Y la sensación de celos no había desaparecido, pero después de lo que pasó en el auditorio no quería arruinarlo; estábamos en una nube rosa que nos… que me mantenía flotando. No quería malos tragos antes de un gran día.
Después de tanto pensar, me decidí por un vestido rosa, con algunas decoraciones y sin mangas. Como todos los días, el calor era infernal y los Jeans no parecían una buena opción. Unos zapatos abiertos con tacón no muy alto y algo de maquillaje. Listo. Cristina constantemente me repetía que le gustaba verme al natural. Sigo creyendo que dice las cosas para aminorar el golpe de su ida. Faltaban unos cuantos minutos para la cita cuando sentí mi teléfono vibrar. Era ella.
Seguir leyendo →

Puntúa este video
Publicado por admin en Relatos lésbicos, 0 comentarios

Mi nueva jefa (Relato Lésbico)

Recuerdo que la primera sensación que tuve cuando me comunicaron el traslado a la sección controles fue de desagrado. Estaba acostumbrada al horario nocturno de mi sección y si bien era un poco difícil la convivencia con mi jefe y sus alcahuetas, había conseguido crearme un espacio y que no me molestaran más de lo necesario. En vano Miguel, el único compañero con el que a veces almorzaba, trató de consolarme con el argumento de que ahora saldría más temprano, de que tendría más tiempo para leer, ir al cine o dedicárselo a mi novio. Esas menciones a un novio siempre las respondía con alguna evasiva, como si las mujeres tuviéramos obligación de tener uno, y por dentro me reía conmigo misma, porque yo jamás había tenido uno y porque mi última novia se había ido de mi vida hacía mucho tiempo, con todos mis ahorros, con mis ganas de vivir, de creer y de esperar.
Tardé tres años en pagar todas las deudas que contraje para que ella viajara primero a Estados Unidos y, supuestamente, seguirla cuando estuviera ya instalada.
Seguir leyendo →

Puntúa este video
Publicado por admin en Relatos lésbicos, 0 comentarios

Aldana (Relato Lésbico)

El día no se presentaba nada halagador. Se me había terminado el café, me quedaba dinero solamente para comer un par de semanas, no tenía trabajo y el examen del día siguiente era el presagio de una posible carnicería. Mi única tranquilidad era que había adelantado dos meses del alquiler del cuarto. Salí a la calle con una depresión que hacía mucho tiempo que no me daba. Llegué a la biblioteca pública y me senté a estudiar en el rincón más apartado. Lo de los existencialistas lo va a preguntar, seguro, había dicho Aixa con esa cara de pitonisa que suele poner cuando da uno de sus vaticinios, y aunque la mayoría de las chicas no le creyeron y algunas hasta se rieron de ella, yo sí la tome muy en cuenta. En ese momento recordé la menuda figura de Aixa, delgada, más baja que yo, el pelo cortito con apenas un mechoncito sobre la frente, los ojos moros tan enormes y sus labios carnosos. Aixa vestía siempre de pantalones y camisas arremangadas. Pantalones negros, azules o grises, casi nunca de jean, solo a veces. Y su paso rápido para alejarse de los grupos donde alguien encendiera un cigarillo.
Seguir leyendo →

Puntúa este video
Publicado por admin en Relatos lésbicos, 0 comentarios

Mecánica (Relato Lésbico)

Era una mañana de esas que mi secretaria solía calificar como difíciles cuando me armaba la agenda, durante la tarde anterior. Tenía que dictar una clase a las ocho en la universidad central, estar a las nueve y cuarto en el despacho del obispo auxiliar de la arquidiócesis para una rueda de prensa sobre un seminario dedicado a la mujer trabajadora y, antes de las diez, llegar a la embajada francesa para la firma de un convenio que representaría un cheque importantísimo para la fundación de apoyo estudiantil a la que había presentado mi renuncia hacía dos meses y de la que me alejaría definitivamente esa semana. Salí de mi casa antes de las siete y media, enfilé hacia una de las avenidas principales y, una cuadra antes del túnel de dos kilómetros que me dejaría cerca de la universidad, el volante de mi auto se endureció y comenzó a girar en falso. Dí un frenazo para no llevarme por delante a un pobre motociclista y llamé al servicio de grúas de mi seguro. Un zumbido más la respuesta grabada de la compañía telefónica: lo sentimos, el número que usted ha marcado no está en servicio, fueron el comienzo de mis peripecias.
Seguir leyendo →

Puntúa este video
Publicado por admin en Relatos lésbicos, 0 comentarios

Una prima (Relato Lésbico)

Recuerdo que tenía 21 años cuando me apunté a una academia para estudiar unas oposiciones.
Por una coincidencia me encontré con una prima lejana mía llamada Rafaela. Recordaba haberla visto en otra ocasión en una comunión me parece. Hay un cierto parecido entre nosotras. Ella es más alta, rubia pero también estilizada. Sus ojos también son verdes.
Nos hicimos muy amigas y nos pasábamos el día hablando de hombres, especialmente ella que estaba saliendo con una chico que me decía que le gustaba mucho. Yo no salía con nadie desde que corté con Luis. Yo le hablé también bastante de él, pero más todavía de su madre, cuyo recuerdo no me lo podía quitar de la cabeza.
Pasados unos meses Rafaela me dejó helada. Me pidió que pasásemos la noche en un hotel. Le había hablado tantas veces y con tantos detallas de la madre de Luis por lo que ella entendió que había debido tener una relación. Lo que yo nunca me imaginé es que ella tuviera también esas inclinaciones.
Seguir leyendo →

Puntúa este video
Publicado por admin en Relatos lésbicos, 0 comentarios

Domingo en la cabaña, con Esther (Relato Lésbico)

Después de la mañana de sábado que tuvimos mi buena amiga (y ahora amante) Esther y yo, nos quedamos con ganas de más. Por supuesto, nosotras nos debíamos a nuestras respectivas parejas, pero un juego lésbico de vez en cuando nunca estaba mal.
Como habíamos acordado el día antes, el domingo por la mañana mandamos a Abel y a Carlos, nuestros chicos, a comprar al supermercado algunas cosas que necesitábamos para apañar la comida y la cena de ese día, antes de volvernos a la ciudad.
Eso era una práctica habitual, a veces iban unos y otras veces iban otros. Como yo había sufrido una caída el día anterior pues se optó porque yo no fuera. Ni Esther tampoco, porque se “encontraba mal”. Además les incitamos a que se echaran la revancha al billar, mientras se tomaban el vermú. Vamos, hicimos ver que tampoco había prisa si se retrasaban un poco por el camino.
Seguir leyendo →

Puntúa este video
Publicado por admin en Relatos lésbicos, 0 comentarios

Sábado en la cabaña, con Esther (Relato Lésbico)

Tengo novio desde hace seis años y nunca hasta ahora le había sido infiel. En realidad él y yo bromeamos diciendo que somos uni-sexuales, queriendo decir que sólo nos gusta nuestra pareja.
En eso he mentido un poco. En realidad él me gusta muchísimo, sí que es cierto, pero yo también me gusto: soy un poco narcisista. En mi mente además hay muchas fantasías con otras mujeres. Cosas de las que no hablo con él.
La mayoría de los hombres luchan por tener un trío con su mujer o novia y con otra mujer, que ellas dos se besen y se toquen, que le laman el pene a la vez mientras se acarician los pechos. Pero mi chico no es así. Una lástima, él se lo pierde.
Bien, pues tenemos una pareja de amigos con los que salimos a menudo a la sierra. Nada del otro mundo. Esther, la novia de Abel, tiene una casa que heredó hace tres años, tras la muerte de su única abuela. Así que ellos nos invitan muchísimas veces a ir y pasárnoslo bien. Somos un cuarteto que nos llevamos genial.
Seguir leyendo →

Puntúa este video
Publicado por admin en Relatos lésbicos, 0 comentarios