Almejas en su salsa (Relato Lésbico)

 

Apenas llevábamos cuatro años casados y la rutina se había apoderado de nuestro matrimonio. Carlos, mi marido entonces, no parecía echar de menos que no saliéramos ni hiciéramos nunca nada interesante. Yo, en cambio, me sentía deprimida y cansada de la rutina que él había asumido sin problemas. Tampoco podía hacer nada por mi cuenta porque, a medida que me iba teniendo más abandonada, se volvía más celoso; parece absurdo pero era así.
–Veo que estás arreglándote. Vas a salir? – me dijo, viendo que me estaba arreglando.
–Sí, a visitar a una amiga de la Facultad.
–Bueno pero no tardes demasiado. Estarás antes de la cena, supongo.
Seguir leyendo →

Publicado por admin en Relatos lésbicos, 0 comentarios

Lluvia de otoño (Relato Lésbico)

 

La memoria es algo curioso. Ocurrieron muchas cosas esa tarde, pero lo primero que evoca mi memoria es la lluvia, el repiqueteo constante de las gotas en la acera. Era una tarde de finales de noviembre. Las nubes amenazaban con lluvia y el cielo era de un gris plomizo que nada tenía que ver con mi estado de ánimo porque yo me sentía feliz, feliz de estar con ella. Su sola compañía bastaba para alegrarme de una forma que yo no podía explicar y que ella ni sospechaba después de años de amistad. Nos habíamos acercado hasta el centro para dar un sencillo paseo mientras mirábamos las tiendas. Ella veía la ropa de los escaparates y yo sólo tenía ojos para ella, admirándola discretamente con devoción. Era más que una amiga para mí y no lo sabía.
Seguir leyendo →

Publicado por admin en Relatos lésbicos, 0 comentarios

De buena familia (Relato Lésbico)

 

Para la señora Robledo tomar el té mientras charlaba con sus amigas era el mayor divertimento del día y el que mejor correspondía a la esposa de un importante ejecutivo y dama de una familia de distinguido apellido. Las buenas señoras aprovechaban ese momento sagrado de cada día en casa de una de ellas y buscaban algún tema de conversación. Esta vez hablaban de los jóvenes, y está claro que no para bien.
–La juventud está completamente loca. Han perdido la moral y la decencia. No lo digo porque sí: mi Julia no piensa más que en chicos y en largarse de juerga por las noches hasta las tantas, y con una minifalda y unas botas que son una vergüenza. Cuando pienso en nosotras, que éramos tan decentes!.
Seguir leyendo →

Publicado por admin en Relatos lésbicos, 0 comentarios

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies