Videos Lésbicos

Lencería erótica (Relato Lésbico)

Hola, me llamo Lorena, pero me dicen Lola. La historia que les voy a contar me pasó cuando tenía 19 años. Yo ya era una chica bastante linda, no por presumir, pero bueno, hay que decir la verdad. Soy morocha, mido 1,75, tengo los ojos verdes, piel bronceada, y a esa edad, mis medidas eran 92-60-90. Tenía unos pechos hermosos, bien redonditos, y mi cola estaba bien paradita.

Mi atracción por las mujeres empezó a los 15 años, cuando me empecé a dar cuenta que no sentía nada por los hombres, en cambio, cuando me juntaba con amigas en el cole, o entraba al vestuario del club, o solamente al ver a mi hermana en ropa interior, sentía como un cosquilleo dentro de mí y hasta a veces me llegaba a poner un poco caliente. Me gustaba mucho masturbarme viendo películas de lesbianas o revistas, y me encantaba espiar a mi hermana cuando se cambiaba.

Bueno, lo que me pasó a los 19 años fue lo siguiente. Ese día era el cumpleaños de mi prima, se llama Florencia. Ella tenía 23, 4 más que yo. Es muy linda, bueno para mí, ella tiene pelo negro, ojos café, mide más o menos como yo, tiene los pechos hermosos y una cola mucho mejor. Bueno, el cumple empezaba a la mañana pero yo me iba a quedar a dormir en su casa, como acostumbraba a hacer cada vez que iba. Cuando llegué a su casa, me abrió mi tía.

Entré y ella me dijo:
Seguir leyendo →

Puntúa este video
Publicado por admin en Relatos lésbicos, 0 comentarios

Su lengua es una provocación (Relato Lésbico)

A mi siempre me ha gustado Ana, no lo podía remediar. Soy una lesbiana convencida, de las que no se andan con disimulos. Tampoco voy por ahí queriendo acariciar y comerme las tetas de la primera chica que se me pone por delante, ya que poseo la suficiente intuición para saber dónde se encuentran las amantes que me permitirán gozar durante una temporada más o menos larga.

Por otra parte, no soy muy amiga de mantener una relación muy larga. Ah, por cierto me llamo Silvia, tengo 24 años soy andaluza para mas señas, de Granada y tengo un cuerpo muy bien proporcionado.

Volviendo con Ana, os diré que nos conocimos en una fabrica de la localidad. Las dos teníamos 17 años, pero ella ofrecía en los vestuarios la visión de unas tetas, de unas caderas y de un pubis que me obligaban a masturbarme por todos los rincones. Gracias a que nadie conocía mis inclinaciones sexuales, en ocasiones me ofrecía a abotonarle la bata (las nuestras se abren y cierran por detras) o a ayudarle a ponerse el sujetador.

Creo que ella adivinó lo mucho que yo gozaba al percibir el temblor de mis dedos; además, no pude resistir el hecho de pedirle con mucha insistencia que me permitiese servirle de criada “para lo que me quisiera mandar”. Esto le llevó a sospechar, y comenzó a distanciarse de mí.
Seguir leyendo →

Puntúa este video
Publicado por admin en Relatos lésbicos, 0 comentarios

En las montañas (Relato Lésbico)

El tren se detuvo como un gigantesco gusano fatigado y, antes de darme cuenta, me encontré bajo el alero de una vieja y desvencijada caseta que alguna vez fue una estación y que ahora estaba completamente abandonada, al menos esa fue la primera impresión que me dio al ver las puertas cerradas, los vidrios rotos y el cinc del techo lleno de agujeros. Un cartel de madera con una flecha negra indicaba el rumbo hacia donde quedaba el pueblo: Monteverde -> 3 km.

El camino pedregoso no dejaba ver nada que denotara una presencia humana. Alcancé a ver el tren que se alejaba hacia lo alto y repasé mentalmente las instrucciones de Angel, mi compañero del hospital que me habló tantas maravillas de esa zona. Debía caminar los tres kilómetros hasta llegar a un cruce de caminos, desde allí debía dirigirme hacia el grupo de casas que era imposible no divisar desde el camino, según él, siempre hacia el Norte.

Había una carretera por el lado sur, pero el acceso por ahí era más complicado, había que contratar un transporte especial que, según él, era demasiado caro. Mi reloj marcaba las once de la mañana.
Seguir leyendo →

Puntúa este video
Publicado por admin en Relatos lésbicos, 0 comentarios

La temible directora general (Relato Lésbico)

Cuando acepté el cargo de asistente general que me ofrecieron en la cadena de supermercados esperaba que vendrían días difíciles, por las responsabilidades que tendría que asumir, pero jamás imaginé que todo se complicaría como sucedió finalmente. Era verano y mis amigas, las pocas que me quedaron cuando decidí salir del closet, se fueron de vacaciones y llegó un momento en que me sentía realmente sola. Mi madre se había ido a pasar unos meses con mi hermana en San Diego y salvo uno que otro encuentro esporádico con Kirsis, una chica que conocí en un bar de ambiente de la ciudad vieja y cuyo deporte favorito era pegarle cuernos a su pareja cuantas veces pudiera, no había en mi vida nada interesante.

La oficina en la que trabajábamos era amplia, estaba en un cuarto piso y ahí siempre hacía frío, porque el aire estaba puesto a mil y era imposible reducirlo porque el sistema informático necesitaba refrigeración. La directora general era una mujer rubia, hija de alemanes de Baviera, tenía títulos y posgrados como para llenar una pared, sus ojos eran de un azul intenso, nariz respingada y barbilla redondita, era alta y su andar elegante y su voz suave contrastaban con la dureza de su mirada y con la frialdad de su carácter. Demás está decir que la secretaria y todas las otras muchachas que trabajaban en la sección le tenían miedo.
Seguir leyendo →

Puntúa este video
Publicado por admin en Relatos lésbicos, 0 comentarios

Mi hermana (Relato Lésbico)

Me llamo Paula, y soy de Santa Fe, provincia Argentina. En este relato les voy a contar una historia que me paso el mes pasado, y que me gustó tanto que tengo ganas de contárselas a todas.
Bueno, primero déjenme presentarme. Les cuento que vivo sola. Trabajo, soy modelo, y además tengo un negocio de ropa propio (ropa de mujer, obviamente). Soy lesbiana desde que tengo 17 años y me encanta serlo, pero todavía nadie de mi familia lo sabe. Tengo 22 años, y no es por ser soberbia ni nada de eso pero soy muy linda, por eso soy modelo. Soy rubia, con el pelo largo, hasta la cintura y lacio, mis ojos son bien celestes. Mido 1,78, soy delgada, tengo lindas piernas y un gran físico. Mis medidas son 94-61-91. tengo los pechos bien redonditos, medianos y paraditos, con unos hermosos pezones. Mi cola es bien redondita y muy parada, por lo menos es la parte que mas me gusta de mi cuerpo.

La historia que les voy a contar me sucedió el mes pasado. Resulta que los primeros días de noviembre me llamo mi madre. Ella me dijo que junto con mi padre se tenían que ir de viaje a EE.UU. y que si por dos semanas no podía tener en mi casa a mi hermana. Yo acepté, lógicamente, la noticia al principio no me había caído bien, porque pensé que tendría que cargar con mi hermanita (yo le digo así pero tiene 18 años), pero luego pensándolo bien acepte, porque hacia mucho que no estaba con ella, y dos semanas juntas vendrían muy bien.
Seguir leyendo →

Puntúa este video
Publicado por admin en Relatos lésbicos, 0 comentarios

Angi (Relato Lésbico)

—–“Así que eres reportera de “Vergara mundi”?

Marcela, ahora conocida mundialmente como “Marchu” me ofreció delicadamente una taza de café vienes, mientras cruzaba sus hermosas piernas para que pudiera ver sus muslos, de sus labios carnosos se desprendió una ligera sonrisa de complicidad.

—–“Bueno, no exactamente-, conteste nerviosa, al instante de que sentía sus dedos acariciando los míos al tomar el plato de porcelana que me ofrecía.
—–“Soy estudiante y hago mi tesis apoyando a la editora de “Vergara”.
—–“Ah, supongo que has oído hablar de mi obra.
—–“Claro. Conteste rápidamente, ya que en este tema me sentía más segura. -Sus trabajos son excepcionales, aunque algunos críticos la califican de exagerada.
—–“Querida, eres muy joven- Marcela deslizó su mano por debajo de mi blusa y empezó a acariciar mis senos con la punta de sus uñas. –Hay tantas cosas por conocer- Supongo que conoces la obra de Vergonio.
—–“Si, claro, se le considera el iniciador de la doctrina.
—–“Vamos, niña, relájate un poco, dijo riendo Marcela- Vergonio no es mas que un cobarde que no se atrevió a descubrir al mundo…. Ciertas cosas.
Seguir leyendo →

Puntúa este video
Publicado por admin en Relatos lésbicos, 0 comentarios

Compañeras de piso (Relato Lésbico)

Esta fue una pequeña experiencia con chicas, que me ocurrio al poco de cumplir los 18 años, tras un verano en que hice auto-stop. Me asente en un trabajillo mal remunerado y logre compartir un piso con dos chicas estudiantes.

Tenían 19 y 21 años, y yo 18. La primera, Silvia, era alta y delgada, tenia el pelo castaño y rizado. No tenia unas curvas como las mias, pero a los chicos les volvia locos pues parecia una modelo, tenia los ojos azules intensos. Dolores era morena, bajita, de pelo largo, y de facciones regulares, pero no especialmente atractiva. Sin embargo lo compensaba siendo la compañera mas divertida que he tenido nunca.

Con ella me veia más a menudo, pues Silvia siempre que no estaba estudiando estaba saliendo con algun chico. Dolores y yo llegamos a tener bastante intimidad, y hablabamos de nuestras vidas, de trabajo y estudios, de chicos, de sexo, etc., sin ningun reparo. Cierto día en que llovia nos quedamos las dos en casa. Silvia se habia ido como de costumbre, y nosotras no teniamos mejor plan. Ademas yo estaba agotada de trabajar (limpiaba portales – en el orfanato habia aprendido TODO sobre limpiar y trabajar duro y para mi era una rutina sencilla hacerlo, pero era trabajoso, los “señoritos” son muy exigentes aunque lo hagas bien). Me duché mientras ella preparaba una merienda ligera y seleccionaba un video para la velada.
Seguir leyendo →

Puntúa este video
Publicado por admin en Relatos lésbicos, 0 comentarios

Cecilia & Jimena: La vieja amiga (Relato Lésbico)

Cecila bajó rápidamente a la calle, en medio de la lluvia torrencial, sin paraguas. Lo único que le importaba era conseguir un taxi para ir al aeropuerto. A esa hora estaría llegando un avión que traía a una amiga, que hacía mucho

tiempo no veía. Se había confiado por la hora pero sabía que por demorarse en nimiedades llegaría tarde. Por fin consiguió que alguien que la llevara. Mientras viajaba hacia allá recordó rápidamente lo mucho que la quería a Jimena. En la vida hay momentos en los que las amistades tienen momentos muy especiales, específicamente cuando se es joven, ya que después, por muchos motivos, todo se vuelve más complicado. Lo cierto es que Cecilia bendecía profundamente el día en que una amiga del secundario, a la que veía seguido, le comentó que había una página web del colegio al cual iban en la cual las diferentes camadas de egresadas podía ubicar a cada una de las compañeras. Se animó a contactar a muchas de ellas. Pero con Jimena pasaba algo especial. Siempre hubo un cariño especial entre las dos, que hacía que sus miradas fueran algo íntimas. Tuvo la suerte de contactarla y poder retomar la amistad, aunque sea a distancia. Estaba viviendo en Australia y, bueno, las circunstancias de la vida hicieron que vuelva a la Argentina por un tiempo.
Seguir leyendo →

Puntúa este video
Publicado por admin en Relatos lésbicos, 0 comentarios

La italianita (Relato Lésbico)

Eran las tres de la mañana cuando cerramos el bar y salimos, cada uno disparado hacia su casa. Uno de los mozos se ofreció a llevarme en su motocicleta, pero preferí caminar un poquito hasta la parada de taxis y esperar a que llegara don Pablo, un viejito simpático que terminaba su servicio a esa hora y me acercaba a mi casa. Finalmente llegué y me acosté a dormir, exhausta, y desperté cerca de las nueve y media. Me di una larga ducha y comí una ensalada de frutas con miel. Me tocaban tres días acumulados de descanso, que pensaba dedicar a ordenar mi casa, es decir el pequeño cuarto que alquilaba en un extremo de la ciudad, ordenar mi ropa, leer o escribir en mi vieja máquina Olivetti y después dar un paseo, tal vez ir al cine si me sentía demasiado aburrida.

Mi vida en esos días transcurría en esa cómoda rutina, era una existencia gris. monótona, casi anestesiante. Me habían obligado a renunciar a mi trabajo como profesora de filosofía en el colegio de mi pueblo cuando alguien puso en manos de la directora una cartita de amor que me había escrito una alumna, con la que nunca tuve nada. Eso trajo como consecuencia que mi pareja, que vivía en un pueblo vecino, me dejara sin aceptar ninguna de mis explicaciones, que mis padres me echaran de la casa y, finalmente, sola, sin trabajo y con una valijita en la que cabían mis pocas pertenencias, para hacer realidad aquello de “pueblo chico, infierno grande”, me vi en la parada de autobuses, señalada por todos como una leprosa.
Seguir leyendo →

Puntúa este video
Publicado por admin en Relatos lésbicos, 0 comentarios

Los apuntes (Relato Lésbico)

Cuando la profesora de Historia de la Filosofía entregó los apuntes que debían ser fotocopiados, Morelia se los apropió, como siempre hacía. Seguramente se los llevaría a su casa, los leería y estudiaría toda la noche y solo al día siguiente los entregaría a la fotocopiadora de la universidad. Esa tacañería de Morelia me molestó terriblemente, me pareció despreciable esa forma de ahorrarse el costo de las fotocopias. Salí de la universidad con una mezcla de
indignación, de rabia, de tristeza.

Esa noche, en el silencio de mi cuartucho, como siempre que estaba deprimida, me puse a inventariar todo lo que había de malo en mi soledad. Vivo en este sucucho donde tengo que compartir el baño que está al final del pasillo. A las diez de la noche ya no es un baño, es una cloaca. Extraño mi pueblo y mi casa pero ya no puedo volver a la cotidianidad de mi madre afanada en cocinar para mi abuelo y para mis hermanos. Soy negra, pero eso no es lo peor, soy lesbiana. Me gustan las mujeres pero en esta ciudad estoy más sola que nunca. Faltan dos días para que me paguen mis magros haberes en la pizzería donde hago limpieza en las mañanas y a veces en las tardes. En la lata que hace de mi despensa solamente queda un paquete de galletitas saladas, medio frasco de azúcar, un poco de arroz y dos sobrecitos de café.
Seguir leyendo →

Puntúa este video
Publicado por admin en Relatos lésbicos, 0 comentarios

Paralelo (Relato Lésbico)

Mi relación con Magda ha sido siempre una relación de trabajo, y he de reconocer que es una relación muy satisfactoria. Nos acercan algunos aspectos que favorecen la armonía, como por ejemplo, el hecho de ser casi de la misma edad, haber comenzado a trabajar en la misma época en la empresa y ser ambas solteras. Magda ha seguido en la institución, una carrera muy semejante a la mía, y ha ido ocupando los mismos cargos jerárquicos que yo, tan solo que en departamentos diferentes, yo en el departamento de personal y ella en el de ventas.

Sin embargo hemos conservado nuestros espacios personales en forma mas o menos celosa, de modo que ambas ignoramos intimidades de la otra y nunca hacemos preguntas al respecto. En ese sentido hemos sido mujeres atípicas. Es por lo anterior que lo que voy a narrar ha de apreciarse en el terreno de esas cosas que simplemente suceden e impactan en el momento, pero sin dejar huellas trascendentes en la vida de las personas. Uds. habrán de juzgar si en realidad es así. Por lo demás Magda me ha autorizado para contarlo.
Seguir leyendo →

Puntúa este video
Publicado por admin en Relatos lésbicos, 0 comentarios

La bahía (Relato Lésbico)

Mañana tendrás un día de locos- me había dicho mi jefe hacía una eternidad, es decir aquel miércoles, porque el jueves era mi último día de trabajo y porque el viernes comenzaban mis vacaciones.

Y fue un día de locos, efectivamente, porque tuve que actualizar todo mi archivo fotográfico para las ediciones dominicales, porque tuve que entregar material para tres reportajes y tuve que editar casi diez páginas completas. La camioneta del periódico me dejó en mi casa a las dos de la mañana, armé una valija pequeña con poca ropa, dos pantalones, dos blusas, tres camisetas, tres pareos, interiores, dos trajes de baño, dos shorts, pañuelos, chancletas, toallones, la lona de playa que me regaló Rafaela cuando le dije que me iba de vacaciones a Bahía Escondida, tres libros, el discman y mis pirateados de siempre: Sabina, Serrat, Aute, uno de Ray Koniff, mis infaltables boleros y una selección de clásicos.
Seguir leyendo →

Puntúa este video
Publicado por admin en Relatos lésbicos, 0 comentarios