Besos lésbicos

El color de la pasión (Relato Lésbico)

Cuando siento tu mirada descansando en mis labios por enésima vez me digo que a lo mejor sí que se nota que soy lesbiana. O eso o tu gaydar es infalible. Lo cierto es que es la primera vez que salgo a un bar de ambiente y me siento demasiado fuera de lugar en este sitio. Yo creía que iba a ser un lugar exclusivamente para mujeres lesbianas y me ha sorprendido encontrar parejas heterosexuales, mujeres con muy poca pinta de lesbianas y gays bailando en la pista. Por eso, al principio creí que iba a camuflarme. Pero no ha sido así.

Estás a unos dos metros de mí, también sentada en un taburete de la barra. La camarera que hace los cócteles no deja de quitarte el ojo de encima, pero tú pareces no darte cuenta. Me sorprende que una chica como tú, la chica más sexy del local, se haya interesado por mí, una lesbiana primeriza sin experiencia demostrable.
Me sonríes y siento cómo el rubor tiñe mis mejillas. Deseo con todas mis fuerzas que no te des cuenta de la vergüenza que estoy sintiendo, pero hay un halógeno justo encima de mí. Sueltas una risita que me hace sentir vértigo y entonces haces lo que me atemoriza y al mismo tiempo lo que llevaba varios minutos deseando que hicieras. Te pones en pie y te acercas a mí sosteniendo mi mirada, como si estuviéramos jugando a quién aguanta más mirando a los ojos de la otra. He perdido.
Continue leyendo →

Puntúa este video
Posted by admin in Relatos lésbicos, 0 comments

Intercambio de fantasías (Parte IV) – La alumna sumisa (Relato Lésbico)

Una profesora se hace maestra en el momento en que ha interiorizado sus asignaturas y las presenta como si ella hubiese descubierto el conocimiento esencial de las mismas. Mi pasión por la Enseñanza se extendía del aula a la representación de la fantasía en el dormitorio: cuando impartía clases de inglés era afable y comprensiva; pero, la cosa cambiaba ostensiblemente cuando me transformaba en la maestra de la alcoba.

A pesar de haber dormido poco, amanecí con ganas de hacer travesuras. La noche anterior había sido intensa y, a contracorriente, el cuerpo ya pedía guerra. Mi alumna dormía profunda y plácidamente. Me moví con sigilo hacia el baño cuando encontré el montón de ropa en el pasillo de la entrada. El instantáneo recuerdo de la noche anterior hizo que mi sexo se estremeciera.
Pero mi cabeza estaba en el porvenir, y la ducha fue un magnífico momento para reproducir imágenes de la clase que iba a tener lugar.
Continue leyendo →

Puntúa este video
Posted by admin in Relatos lésbicos, 0 comments

Intercambio de fantasías (Parte III) – Pasión oral (Relato Lésbico)

Las promesas de la noche anterior rondaban mi cabeza, mientras recogía el camisón perdido en el salón. La idea de “devolverle” el sexo oral me ponía nerviosa; sabía que me arrepentiría si ella regresaba a Madrid sin que mi lengua hubiera rozado su sexo.

–”Quieres ir a un ‘bar de chicas’ esta noche?, preguntó desde el sofá.

De repente, el estrés de aquellos pensamientos se tornó en inquietud por visitar un pub de lesbianas en pareja. Ya había ido a locales de ambiente, pero jamás a uno exclusivamente para mujeres (y menos con una de la mano!).
Definitivamente, la idea de salir de fiesta se consumó como algo apetecible; otra nueva experiencia en nuestro intercambio de fantasías.
Continue leyendo →

Puntúa este video
Posted by admin in Relatos lésbicos, 0 comments

Intercambio de fantasías (Parte II) – El día después (Relato Lésbico)

Ese primer instante en el que abres los ojos por la mañana puede ser confuso. En cuestión de segundos, pasas de la letargia de los sueños a los porqués de tu ubicación: dónde estás, con quién estás y –sobre todo– cómo llegaste a la cama.
Ella dormía a mi derecha boca arriba. Durante unos segundos, observé cómo su pecho se elevaba rítmicamente cuando respiraba, como si sus sueños se estuvieran construyendo sobre el dulce sabor de la satisfacción. Con una sonrisa de complacencia, me volví dándole la espalda y permanecí muy quieta procurando no despertarla. A pesar de mi ansiedad por descubrir lo que nos esperaba aquel día, no deseaba que la noche terminara todavía. Volví a cerrar los ojos y, como si de un ejercicio de comprensión se tratara, dejé que las fantasías que habíamos materializado se proyectasen una y otra vez en la Sala X de mi mente. Poco después, noté que se movía.
Continue leyendo →

Puntúa este video
Posted by admin in Relatos lésbicos, 0 comments

Intercambio de fantasías (Parte I) – La primera vez con una chica (Relato Lésbico)

Hay días en tu vida que no parecen tener importancia en su momento, es solo con el tiempo que llegas a entender su significado. Era un caluroso jueves en Madrid cuando la conocí. Yo trabajaba de profesora de inglés en una academia de idiomas en la que me habían pedido vigilar el examen de una clase universitaria. Al poco de haber empezado, vi que una chica morena de pelo corto alzaba la mano. Mientras me dirigía a su pupitre, noté cómo sus oscuros ojos recorrían mi cuerpo con una intensa mirada.

–”He terminado –susurró señalando el papel.
–”Estás segura? No quieres aprovechar el resto del tiempo para repasar tus respuestas?.
–”No hace falta, dijo con toda la seguridad del mundo.
Continue leyendo →

Puntúa este video
Posted by admin in Relatos lésbicos, 0 comments

Años perdidos (Relato Lésbico)

Abro los ojos, el sol de la mañana entra por la ventana y pega en mi rostro, el perfume de las sábanas cosquillea en mi naricita, bostezo, me desperezo. El ambiente está tibio, abrazo mi almohada, estoy contenta, no estoy sola, hay alguien a mi lado, puedo sentir su presencia a mis espaldas, cierro los ojos con fuerza y trato de revivir cada segundo de la noche que acaba de irse, me siento tan feliz, tan llena, descubro que he desperdiciado más de treinta años de mi vida…

Me llamo Georgina, vivo en una de las principales ciudades de Argentina, soy ingeniera industrial y ocupo un importante puesto en una multinacional sojera, hace más de diez años que trabajo en ese lugar.

Con poco más de veinte años contraje matrimonio con Leandro, un compañero de trabajo con el que nerviábamos hacía un tiempo, no fue una buena experiencia, no coincidíamos mucho con nuestros horarios, nuestro sexo no era bueno, en verdad era yo la que fallaba y el me lo hacía notar haciéndome sentir muy mal, me resigné a no conseguir orgasmos y en un tiempo descubrí que mi mayor placer estaba en mi soledad, masturbándome como adolescente.
Continue leyendo →

Puntúa este video
Posted by admin in Relatos lésbicos, 0 comments

Mi sirvienta (Relato Lésbico)

Hola, mi nombre es Casandra, tengo 29 años, les quiero contar lo que me sucedio hace unos meses atras con mi sirvienta. Mis medidas son 110/ 68/100 como veran tengo enormes tetas, cola grande y cintura. soy alta, delgada, pelo rubio largo y muy coqueta. Tengo una agencia de viajes, vivo sola desde hace 4 años, me gustan las mujeres pero no lo sabe nadie.
Este invierno, me alquile una casa grande en un barrio muy lindo, casi siempre me iban a visitar mis amigas, haciamos reuniones y fiestas. Una noche de un domingo, estaba lloviendo cuando me tocaron el timbre, yo estaba sola, baje y mire por la ventana era una chica muy mal vestida mojada, le abri la puerta y me dijo que estaba buscando trabajo, que venia del norte y que era muy buena haciendo las tareas domesticas.
Yo la hice pasar, charlamos un rato, le di de comer, y le di trabajo en mi casa.
Continue leyendo →

Puntúa este video
Posted by admin in Relatos lésbicos, 0 comments

Mi Madrastra (Relato Lésbico)

No me sentó nada bien el anuncio de mi padre de contraer matrimonio de nuevo, tras el divorcio de mi madre, que se había escapado con un fontanero cincuentón que vino a arreglar el fregadero, un viernes por la mañana de hace tres años. Entonces yo tenía veintiún años y no aprobé en absoluto la actitud de mi madre, que se lió la manta a la cabeza y se escapó con aquel hombre de aspecto varonil y pelo en pecho. Bueno, supongo que las cosas no irían bien entre ellos, pero apoyé a mi padre y me quedé con él.

El hecho no es que reprobara que mi padre, cercano a los cincuenta años quisiera rehacer su vida, sino el hecho de que quisiera hacerlo con una chica de veintiséis años, que podía ser mi hermana, y no precisamente mayor. No lo achaco a que soy hija única y que podría tener un poco de celos de Úrsula, como se llamaba la pretendida de mi padre, sino al hecho de que siendo ésta de veintiséis años de edad, pensaba que buscaba en mi padre sólo buena vida y posición económica. Para colmo de males, Úrsula, aunque no era de mis íntimas, era de mi círculo de amistades y de hecho, habíamos ido a más de una fiesta. Tengo que reconocer que en mi animadversión influían dos factores: Por un lado los continuos mimos y detalles de todo tipo que mi padre tenía con su novia. Por otro lado cierto miedo a las repercusiones económicas que el matrimonio de mi padre, casado en régimen de gananciales con aquella señorita podría producir sobre el montante de la herencia.
Continue leyendo →

Puntúa este video
Posted by admin in Relatos lésbicos, 0 comments

La Fiesta (Relato Lésbico)

Me había sumergido completamente en los preparativos para la fiesta. De alguna manera, todo este tráfago, que me imponía voluntariamente, era un simple escape para tener algo que hacer en medio de mis vacaciones veraniegas.
Por primera vez en varios años, había renunciado al clásico viaje hacia algún rincón del caribe porque, al final de cuentas, todo se reducía, siempre, a las mismas rutinas, más o menos elegantes y más o menos vulgares, en medio de las cuales, algunas aventuras galantes, me habían brindado momentos de placer con algo de locura, que al final resultaron demasiado estereotipadas como para que valiera la pena recordarlas.

Y así, de pronto, llegué a la conclusión que necesitaba, como un paréntesis de reflexión, algo de aislamiento que me brindara la oportunidad de “replegarme sobre mi misma”. Esta frase me gustaba mucho y a todos los conocidos que encontraba y me preguntaban porque no había viajado, les respondía lo mismo empleando la famosa frase y eso me hacía sentir superior.
Continue leyendo →

Puntúa este video
Posted by admin in Relatos lésbicos, 0 comments

Me iniciaron (Relato Lésbico)

Una joven huérfana y adinerada es iniciada en la relación lésbica por una sirvienta y su amiga deportista despertando un auténtico volcán sexual.

Me llamo Kitty, soy una chica de 15 años y un cuerpo como de 20, 1.60, piel de durazno y tetas grandes para mi edad. Rubia de nacimiento y bastante buena. Hace mas de un año que me ocurrió algo de lo que no puedo apartarme más. Yo soy hija única de padres que murieron después de que cumplí los 15 (un accidente vial), desde entonces he vivido solo con la tutela del abogado de mi familia que me provee de todo lo que me hace falta, pero vivo en mi casa sola, con una señora mayor que viene todos los días a cocinar y a limpiar.

Como decía esa señora se ocupaba, de esos asuntos hasta que los de la agencia dijeron que la señora estaba muy enferma y enviarían a otra persona a reemplazarla. No me preocupe demasiado ese día y fui al colegio como siempre.
Continue leyendo →

Puntúa este video
Posted by admin in Relatos lésbicos, 0 comments

Aprendiendo de mi tia Leo (Relato Lésbico)

Durante una visita de fin de semana a casa de su tía Leo, Ofelia aprende algunas cosas relacionadas con el sexo duro que no se atrevía a hacer con su hermano. Ellas tienen un encuentro muy apasionado que las lleva a realizar algunos planes para el futuro.

Hola, soy Ofelia la hermana de Juan quien ya les ha narrado varias historias con nuestra común protagonista Lassie. Yo no les voy a hablar de la perrita complaciente, yo quiero contarles lo que me sucedió con mi tía Leo en un fin de semana que pasé en su casa. Creo que Juan les habló de ese fin de semana pero yo le dije que me dejara la parte mía para contárselas y aquí les va.

Mi tía Leo es muy querida. Ella se quedó soltera porque según dicen no le gusta depender de nadie. Es menor que mamá, creo que entonces tenía unos 40 años muy bien cuidados. Todos los hombres le decían algo en la calle o tenían que mirarla con ojos de ganas porque además es bonita.
Continue leyendo →

Puntúa este video
Posted by admin in Relatos lésbicos, 0 comments

Venganza conyugal (Relato Lésbico)

Antes que nada, quiero decir que esta historia tiene unos prolegómenos muy largos, pero creo que merecen la pena.

Empecé a sospechar de mi mujer en los primeros meses en que nos casamos. Demasiadas ausencias, demasiadas cuestiones que no encajaban. Tengo cuarenta años, dos años más que cuando me casé. Comprendo que dedico mucho tiempo a mi trabajo, pero esa era mi vida de soltero, eso es lo que requiere mi trabajo, y es el tipo de vida que ella tanto admiraba cuando me conoció. Como soy un perro viejo, contraté a un detective privado para que vigilara a aquella chica de veinticuatro años con la que me había casado. Tengo que decir que estaba locamente enamorado de ella.

Marga es rubia, alta y esbelta. Podría haberse dedicado a la moda o a actriz, pues no le falta belleza. Sus ojos son marrones claros y almendrados y sus labios cortos y sensuales. Su nariz es respingona y sus cejas delgadas y arqueadas. Su cara es redonda. En fin, es una “barbie”. Tiene las caderas anchas y la cintura estrecha, un culito bien puesto y respingón. Sus piernas son largas y torneadas. Tiene un ombligo perfecto, unos senos perfectos, ni muy grandes ni muy pequeños, con unos pezones rosados y bien definidos, con la punta bien abultada. Su espalda es ancha y sus brazos como sus piernas, se acaban en unas manos largas y finas, con unos dedos larguísimos.
Continue leyendo →

Puntúa este video
Posted by admin in Relatos lésbicos, 0 comments