besos

Atando cabos (III) – Sí, mi capitana (Relato Lésbico)

Sentí un escalofrío al oír mi nombre en sus labios. Los observé durante unos segundos y ataqué con un nuevo beso notando cómo mi cuerpo comenzaba a ir por libre. Mis piernas se separaban más y más sin que yo hubiera dado la orden, mis brazos rodeaban el cuello de Nora, mi intimidad ardía por una caricia. Una o las que fueran, estaba ansiosa y necesitaba sentirla lo antes posible.

Tomó mis brazos y me quitó la chaqueta. Oí cómo caía al suelo cuando sus manos llegaron ascendiendo por mi espalda y desabrochaban el cierre del sujetador. Estaba demasiado concentrada sintiendo cómo recorría mi cuerpo y no me di cuenta de que, en un par de minutos, ya me encontraba desnuda.

-“Levántate, dijo sobre mis labios. Me llevó unos instantes procesar la información, y luego me puse en pie rápidamente. Observé la hilera de butacas azules frente a la que nos encontrábamos.
-“Sí mi capitana, susurré, esbozando una sonrisa. Y rio. Estaba expectante, el hecho de no saber qué iba a hacer conmigo me encendía todavía más. Colocó una de sus manos en mi espalda y me invitó a agacharme un poco y apoyar las manos sobre los reposabrazos. Estaba expuesta, del todo, y como ella estaba detrás de mí, no era capaz de averiguar cuáles serían sus próximos movimientos.
Seguir leyendo →

Puntúa este video
Publicado por admin en Relatos lésbicos, 0 comentarios

Atando cabos (II) – Te vas a quemar, Aria (Relato Lésbico)

«Te vas a quemar, Aria», pensé. Pero ¿qué importaba ya? Nada, no importaba nada. Quería saber cómo era. Quería quemarme. Y noté algo parecido cuando Nora se colocó tras de mí y percibí en mi espalda cómo sus pezones se endurecían. Suspiré y me di media vuelta, quedando frente a ella. Sonreí al ver cómo su pecho subía y bajaba agitado. Me sentía poderosa. Yo tenía las riendas, la marinerita había caído.

Alargué la mano, indiscreta, y le acaricié la nuca. La atraje hacia mí despacio, aunque antes de lo previsto los labios de Nora se sumergieron en los míos en un beso húmedo. Ahogó un gemido en mi boca y aproveché para lamer con lascivia su labio inferior. Me acorraló contra la barandilla de cubierta y me estremecí al notar la diferencia de temperatura entre el frío metal y el ardor que recorría mi cuerpo.

-“Deberíamos ir dentro, susurró sobre mis labios.
-“Cállate.
Seguir leyendo →

Puntúa este video
Publicado por admin en Relatos lésbicos, 0 comentarios

Atando cabos (I) – Aria y las amantes de la Torre (Relato Lésbico)

Proa, popa, babor, estribor. No importaba dónde estuviera porque, fuera donde fuese, seguía oyendo su voz por el sistema de megafonía del barco. El primer día me fijé en qué decía, aunque era lo mismo que explicaba cualquier guía turístico a bordo de un barco que baja por el Támesis. El segundo, me concentré en cómo lo decía: gastaba bromas a los pasajeros, arrancándoles más de una carcajada. Y aunque al principio sus chistes no me hacían ninguna gracia, acabé riéndome con ella mientras me aseguraba de que todo estuviera en orden en cubierta.

Al final, empecé a conocer su voz. No me había fijado hasta entonces, lo cual había sido un gravísimo error, porque era bonita y aterciopelada. Tanto es así que no importaba lo que dijera, parecía cercana. Su tono era firme, seguro, y siempre que hablaba de la ciudad, lo hacía de forma apasionada, como si estuviera completamente enamorada de la City.

Habíamos subido y bajado unas cuantas veces por el río, aunque hasta el momento no habíamos coincidido. Tan solo hacía unos días que trabajaba en la empresa, pero podía hacerme una idea de cuáles eran sus horarios. Ella llegaba más tarde, casi justo cuando el barco zarpaba, una vez oí a un par de compañeros quejarse porque siempre era la última y se iba antes de que yo hubiera terminado de contar los billetes de los pasajeros; el tedioso conteo para asegurarme de que no había polizones.
Seguir leyendo →

Puntúa este video
Publicado por admin en Relatos lésbicos, 0 comentarios