Marina (2 de 2) (Relato Lésbico)

El tiempo pasó, quizás demasiado rápido, mi hermana Marina estaba lejos de nosotras ya demasiado tiempo, la última vez que la vi fue cuando mamá falleció y después solo noticias dispersas.

Yo seguía soltera, (con alguna aventura lesbica cada tanto con mis amigas mas intimas), ella seguía soltera, pero de su vida intima no sabía nada, nos veíamos de vez en cuando, yo la extrañaba mucho, supongo que ella también, si, teníamos muchos recuerdos, muchas experiencias como para olvidar lo nuestro, pasó el tiempo y se dió la casualidad, (casualidad esperada intimamente sin tener el valor de reconocerla), que Marina volvió a casa, para mi fue como si la luz hubiera vuelto después de un largo tiempo de obscuridad, Marina volvió, en casa el alboroto fue total, iba a vivir con nosotras, que cuarto le ibamos a dar, como sería después de tantos años.

Gloria tenía ya 11 años y casi no conocía a su tia, estaba nerviosa por como sería, si se iba a llevar bien con ella, al fin tenía una tia, estaba totalmente alterada, no paraba nunca, preguntando y mas preguntas y porqué, y porqué, y porqué,……. Cuanta paciencia tener una hija en la preadolescencia,……… llegó Marina, había cambiado, sin embargo conservaba ese espiritu de juventud que siempre la caracterizó, siempre fue juguetona, siempre estaba de buen humor, siempre se reía, era mayor pero conservaba ese don de la juventud, la casa fue un alboroto, Gloria miraba a su tia que no paraba de hablar, moverse, ser alegre, el dia pasó como un suspiro, entre las tres acomodamos las cosas de Marina, dejamos todo en orden y después de una buena ducha nos sentamos las tres a la mesa y comimos algo liviano ya que era ya bastante tarde, Gloria se durmió en la mesa y hubo que llevarla en brazos a su pieza.

Marina y yo volvimos abajo y nos tomamos un whisky para relajarnos y charlar un rato, hacía mucho tiempo que estabamos lejos una de la otra, Marina quiso hacer un brindís entre las dos por la vuelta a casa de ella y que todo estuviera bien entre nosotras tres, la mano de Marina acarició mi cabeza, yo me dí vuelta y la miré y el beso llegó solo, el beso, ese beso esperado durante tanto tiempo, ella me había enseñado el camino y entre las dos lo volvíamos a recorrer,…. de la mano nos dirigimos a mi cuarto, yo temblando, nerviosa, como si fuera la primera vez,…….. ella supo calmarme, tranquilizarme, darme el amor que yo necesitaba, y dando satisfacción a mi libido, no hubo noche para nosotras, solo amor, caricias, besos interminables, orgasmos, jugos regalados de una para la otra.

El nuevo dia nos encontró desnudas, entreveradas una con la otra, transpiradas, con olor a sexo, y lo que primero hicimos fue airear el ambiente y darnos un baño refrescante, donde aprovechamos para darnos mas muestras de nuestro cariño. Gloria estaba atrapada por la manera de ser de su tia, la seguía siempre, donde iba Marina, allí estaba Gloria, la miraba con ojos de carnero degollado y copiaba todo lo que Marina hacía. Marina le había sacado unas cuantas fotos y hasta la había vestido como vestía yo cuando tenía su edad, puso las fotos en la PC y un dia me mostró las fotos de Gloria y luego agregó al lado unas fotos mias de cuando tenia 11 años, Gloria y yo eramos practicamente iguales, vi la mirada de Marina comparando las dos fotos y supe enseguida lo que estaba pensando ella, estaba recordando lo que pasó cuando yo tenía esa edad, no, por dios, la historia se repetiría.

Marina parecía estar en otro lugar, miraba las fotos sin moverse.

—–“Marina, dije, Marina.
—–“Si Chechu, son iguales, son exactamente iguales Chechu.
—–“Marina, ya no me llames Chechu, eso fue hace mucho tiempo, ahora soy Cecilia.
—–“Si Cecilia, ya lo sé, pero Gloria es igual a vos como cuando lo hicimos por primera vez.
—–“Marina, por favor, no pienses en eso, eso ya fue, fue hace mucho, solo quedan recuerdos. Marina, Deja que todo pase, por favor.
—–“Si Cecilia, te tengo a vos, siempre te tendré a vos.
—–“Si Marina, seré tuya para siempre, solo tuya.
—–“Si Cecilia, pero Gloria es igual a vos cuando tenías 11 años y eso me está poniendo mal.
—–“Cecilia, no se lo que me pasa, perdoname, Cecilia, quiero a esa nena, quiero tenerte otra vez en mis brazos como esa vez, abrazarte, quererte, mimarte, hacerte mia,…. Cecilia, no lo podés entender, quiero que Gloria sea mia, como vos fuiste mia, Cecilia, como vos fuiste mia.

De golpe me encontré hundida en mi pasado, Marina y yo, nuestras inolvidables experiencias, nuestros momentos juntas, nuestro cariño, mi vida con Marina fue hermosa, cariñosa, alegre, amorosa, no, no había nada malo, nada que me hiciera arrepentir de mi pasado, fui feliz con el amor y el cariño de Marina, ahora la historia volvía a repetirse, Marina tenía a su alcance a mi hija que era igual a mi a esa edad, que podía hacer?.

Permitir el incesto como lo había vivido yo o echar a Marina y perder a las dos, a mi hija y a Marina?. Esa noche Marina vino a mi dormitorio como solía hacerlo desde que estaba en casa, allí en la soledad de mi cama volvíamos a vivir nuestro amor lejano, volvíamos a vivir nuestra relación incestuosa, si, mi hermana era todo para mi, era mi vida y ahora que la había recuperado no quería perderla, hicimos el amor como nunca, y después ya saciadas y satisfechas, estabamos abrazadas y besandonos con mucho cariño.

—–“Marina, dije, vos querés que Gloria sea tuya como lo fui yo?. Marina no me contestó, y me besó con todo su amor jugando con su lengua en mi boca, mientras su mano hurgaba en mi culito. Yo estaba muy caliente y también la besaba con mucho frenesí.
—–“Cecilia, yo te quiero mucho, me hiciste mucha falta en este tiempo que estuve lejos, siempre pensaba en vos, ahora que volví me encontré que vos estás dispuesta a seguir con nuestra relación, pero también me encontré que hay una personita que es igual a vos cuando te hice mia y los recuerdos son mas fuertes que yo. Cecilia, por favor te lo pido, deja que yo sea la que le enseñe a Gloria como es el amor entre dos mujeres, por favor. Si no podés permitirme que lo haga yo me voy a tener que ir, ya que no puedo vivir viendote a vos crecida y al mismo tiempo verte en Gloria como cuando te comí por primera vez. Cecilia, yo te prometo que no le voy a hacer ningún daño, solo voy a hacer con ella lo que hice con vos, por dios Cecilia, me estoy volviendo loca con esa chiquita.
—–“Mi cabeza estaba hecha un desmadre, no sabía que pensar, mi hija con mi hermana, haciendo todas las cosas que… y reviví lo que nunca se olvida, no renegaba de mi pasado, estaba contenta de lo que me había pasado, pensé que mi hija podría disfrutar como lo había hecho yo y con la misma persona, mis defensas claudicaron y entregandome totalmente a Marina, le contesté que Gloria sería suya que la hiciera feliz y no la hiciera sufrir, ni le hiciera daño.
—–“No Cecilia, Gloria va a ser mia como lo fuiste vos y gozará como vos lo hiciste, pero yo le contaré de a poco nuestra historia para que pueda comprender lo que sucede entre nosotras y verás que con el tiempo haré que Gloria sea también tuya, ella disfrutará con vos lo mismo que conmigo, vos también te la vas a poder comer igual que yo, Cecilia, amor, también la voy a preparar para vos, así seremos una familia feliz sin problemas y con mucho amor, dejame a mi, Cecilia y te prometo que seremos una familia feliz.

El resto de la noche transcurrió entre besos, cariños, lamidas y una que otra penetración de parte de cada una,….. la mañana nos encontró abrazadas, desnudas, nos fuimos a la ducha para quitar todos nuestros olores producto del amor y comenzamos nuestra vida, estabamos en la cocina desayunando cuando apareció Gloria con su impudico camisón, ahora lo veía así, ya no la veía como una nena, la veía como una chica dispuesta, nos besó a las dos y yo le comenté que me tenía que ausentar unos dias por cuestiones de trabajo, y que la tia se iba a encargar de ella, siempre y cuando no tuviera problemas de quedarse con ella.

—–“No, que va, si con la tia me llevo bien, no hay problema mamá, me portaré bien. Tia Marina me vas a dejar dormir con vos?.
—–“Si, Gloria, vas a poder dormir conmigo.

A mi se me hizo un nudo en la garganta, sabría que pasaría, sabía todo, paso por paso, como se desarrollaría la “educación” de mi hija, todo lo que mi hermana le haría y como me hubiera gustado volver a esa edad para volver a disfrutar nuevamente esos momentos.

Gloria se fue a la escuela, era su último dia, Marina la llevó, yo me despedí de ella.

Al rato Marina volvió y nos despedimos en la cama, tardaría 5 dias en volver, la cosa ya estaría hecha, Gloria ya sabría apreciar las dulzuras del amor incestuoso y lesbico. Marina ya tenía 35 años, había pasado mucho tiempo desde que me había iniciado en el juego sexual, además creo que hubo muchas mas que pasaron por sus habiles manos y su avida, atrevida y descarada lengua, así que su experiencia en conseguir mujeres desde temprana edad era muy grande, ella miraba a una mujer, se fijaba en su comportamiento y en seguida te decía si era una posible presa.

Claro con Gloria no le fue dificil, mi nena la adoraba, estaba siempre rodeandola, siempre tratando de estar cerca para ayudarla en lo que fuera, y esto jugó para Marina, la lengua de mi hermana no era solo para dar solaz y placer, también hablaba muy bien y tenía un gran poder de convencimiento, como Gloria estaba siempre con ella y mi ausencia era muy conveniente, Marina la llevó con sus palabras donde quería ella, haciendole preguntas sobre ella, que sentía, que hacía con sus manitas, si se miraba su cuerpo, si había descubierto algo en el, si sentía cosquillas en sus partes ocultas, le hizo perder la vergüenza, y comenzaron a bañarse juntas, a ayudarse con la esponja, a admirar Gloria el cuerpo maduro de Marina y esta viendo en Gloria la “Chechu” que se había comido en su adolescencia.

Bañarse juntas, ver las diferencias del cuerpo de una a la otra, las explicaciones de Marina, algunas caricias hechas oportunamente en el momento de la explicación, encendieron poco a poco los sentidos de Gloria, que ya pedía mas de eso con sus ojitos, y despacio hubo mas cosas que sintió, era el momento justo, y la lengua de Marina comenzó su recorridos sobre el cuerpito preadolescente de la nena, (que ya mostraba avanzado el inicio de su desarrollo sobre todo en los pechitos y su vulva), el viaje de Marina fue lento, no dejó lugar alguno sin explorar y saborear, el primer intento de besar a la nena no fue muy bueno, ella tenía la boca cerrada, pero la sabia lengua de Marina la convenció de abrir la boca y en cuanto encontró un pequeño resquicio se coló adentro atacando la lengua de la chiquita que en seguida entendió el juego y lo aceptó, su camino siguió hasta llegar a su culito, allí se detuvo, lo suficiente como para que la chiquita tuviera una respiración bastante agitada, era hora de asaltar el tesoro principal y allí fue la lengua de Marina, trabajó con lentitud, suavidad, dulzura, prestando atención a la respuesta de Gloria, cuando notó que la nena se alteraba y su cuerpito se comenzaba a moverse con el tipico movimiento de la hembra en su momento culminante, aceleró la lamida y Gloria explotó en su primer orgasmo, que la dejó asombrada de lo que había sentido, preguntandole que había sido eso tan lindo que había sentido. Marina después de limpiar la mojada chuchita de sus primeros jugos, se lo explicó, Gloria lo entendió en seguida y le preguntó a Marina si a ella le pasaba lo mismo.

—–“Y si, le dijo la tia, solo que yo soy mayor y mis orgasmos son mas fuertes, ya aprenderás Gloria, no te apures.
—–“Tia, cuando lo vamos a hacer otra vez?.
—–“Te gustó Gloria?.
—–“Si tia, me encantó.
—–“ueno chiquita, lo vamos a hacer cada vez que tengamos tiempo, ya que primero hay que cuidar la casa, la ropa y todo lo que implica, cuando estemos libres lo haremos. Ahora bien, Gloria esto no se lo tienes que contar a nadie, ni a tus amigas, ni a tus compañeras, ni maestra, a nadie Gloria, me entendiste, a nadie.
—–“Si tia está bien, y a mi mamá?.
—–“Nena, tu mamá ya lo sabe, por eso se fue unos dias a otra parte, para que yo pudiera enseñarte y mostrarte como pueden gozar en la cama dos personas que se quieren. Cuando vuelva tu mamá ya estarás preparada para estar con otra persona, y sabrás que hacer, no solo recibir, sino también dar, dar significa que harás a la persona que esté con vos en ese momento, lo mismo que ella te hizo antes, me entendés Gloria?.
—–“Si tia.
—–“Así que esta noche cuando estemos en la cama vos intentarás hacerme a mi lo que yo te hice a vos. Yo te lo mostraré otra vez para que lo aprendas mejor y después te tocará a vos, hacer trabajar tus manitas y tu lengüita, vale?
—–“Si tia, lo haré, es que me gustó demasiado lo que me hiciste y no quiero dejar de hacerlo, y tia, me encantará estar con mi mamá y también con vos.

Al llegar la tardecita, Marina preparó una rica picadita para que comieran y tomaran algo fresco, se fumó un cigarrillo y dijo a Gloria que ya era hora de darse un buen baño ya que el dia caluroso estaba llegando a su fin y así estarían frescas, ambas se dirigieron al baño y se dieron una larga ducha refrescante, cada una miraba a la otra con cara de deseo.

Marina se comía con los ojos a su sobrinita de 11 años, anhelando volver a comer esa carne dulce, sabrosa, perfumada, ese sexo aún virgen y su culito, sabroso, ya se estaba relamiendo, pensando en lo que pasaría dentro de un rato. Gloria, miraba el cuerpo maduro de su tia, sus tetas erguidas, su culo escultural, nunca tocado por mano de hombre, ella también pensando que iba a pasar en un rato, como se iba a arreglar para que su tia se sintiera conforme con ella, como la podría satisfacer.

—–“Gloria ya terminaste,…. vamos chiquita, a descansar un poco,…. Donde te gustaría mas estar, en la sala o en el dormitorio?.
—–“Tia Marina, el dormitorio de mamá es el mas fresco, podríamos ir ahí, no te parece?. Las dos hembras estaban desnudas, una, ya madura y deliciosa como una fruta lista para cosechar, la otra todavía sin madurar, pero ya mostrando lo que sería en un futuro próximo.

El cuarto de mamá las recibió, era un cuarto muy amplio con una cama bien grande, Gloria, como chica que era, se subió a la cama y empezó a saltar, riendose e incitando a Marina a que la agarrara, todo era risa y alboroto, Marina trataba de sujetar a Gloria, pero esta era muy agil y movediza, hasta que en un momento Marina pudo atajarla por la cintura y ambas cayeron tendidas en la cama riendose, haciendose cosquillas, tendidas una sobre la otra, las risas fueros extinguiendose lentamente dando paso a un silencio apenas roto por dos respiraciones un poco agitadas, Marina estaba tendida sobre Gloria, esta no tenía manera de escaparse,…… Marina se fue acercando lentamente a la cara de Gloria, sus labios se apoyaron sobre la boca de la chiquita, hurgando con su lengua para poder entrar en su boca, no hubo resistencia, Gloria recibió con afan la lengua avida de su tia abriendo bien su boca y recibiendo abundante saliva, el beso fue largo, caliente, humedo luego la lengua de Marina comenzó el recorrido por el cuerpo de Gloria mientras esta gemía de placer al sentir lo que la lengua de su tia le estaba haciendo, el camino fue largo y placentero, Gloria volvía a sentir lo que había sentido antes, pero ya lo conocía y esto la hacía gozar mas, Marina sentía que su sexo estaba cada vez mas empapado y estaba al borde del orgasmo, pero no quería llegar todavía, ya que esa tarea la debía hacer Gloria. Cuando Gloria tuvo su orgasmo, mucho mas fuerte y satisfactorio que el primero, se quedó descansando un momento tirada al lado de su tia, sonriendo, se sentía feliz, si definitivamente eso que su tia le hacía sentir le gustaba mucho y quería mas y mas, así estaba divagando cuando oyó a su tia Marina que le decía.

—–“Gloria, ahora es tu turno, yo soy tu amante y vos sos mi amante. Amame Gloria….. hazme gozar, como gozaste vos. Gloria había aprendido bien lo que le había enseñado su tia pero ella solo tenía 11 años y un poco mas, tenía miedo de equivocarse, y que no pudiera satisfacer a Marina, se acercó a ella, acariciandola suavemente y besó su boca, su tia aceptó en seguida la caricia jugando con la lengua de Gloria, esta mientras acariciaba las tetas de la mujer, se animó a lamerlas y a chuparlas con el beneplácito de Marina que estaba super excitada, esta le tomó una mano de la chiquita y la llevó a su sexo haciendo que le introdujera dos deditos hasta el fondo, le dijo, poneme tres por favor…… y Gloria así hizo, introduciendo los dedos dentro de la concha chorreante de su tia moviendolos como había visto hacerlo a Marina la cual en muy poco tiempo tuvo un orgasmo fuerte y prolongado.

Marina tomó la mano de la chiquita mojada de sus jugos y se la llevó a su boca, saboreando su venida, la llevó nuevamente a su fuente y mojandola bien se la ofreció a la nena, la cual después de un momento de duda la lamió toda, al ver esto la tia tomó suavemente la cabecita de su amada sobrinita y despacio la llevó hacía su hambrienta y mojada cuevita,… Gloria cerró sus ojitos y dejó que Marina la guiará en su primer sexo oral con una persona de su mismo sexo, su lengua se movía todavía de forma insegura, el olor era suave y el sabor ya lo había probado, era un poco salado pero delicado, fue tomando confianza, no tenía problemas con los jugos, ya estaba mas segura, su joven lengüita comenzó a explorar la conchita de su querida tia, encontró el tan buscado clitoris y lo fue trabajando delicadamente hasta que sintió que Marina agitaba sus caderas cada vez mas, escuchó que ella decía en voz baja, mas, mas, mas, amor mio dame mas, allí Marina se relajó, su respiración volvió a ser normal, miró a la chiquita y la acercó a si dandole un beso profundo con mucho amor, acunandola, acariciandola,…… te quiero Gloria, chiquita mia te quiero, te amaré siempre, serás mia y solo tu mamá podrá reemplazarme, te amo Gloria.

—–“Tia yo también te amo, te amo con toda mi fuerza, y espero no haberte fallado con lo que te hice hoy.
—–“ chiquita, no me fallaste, me hiciste feliz como nunca, ya aprenderás con el tiempo, yo te ayudaré Gloria, y tu mamá estará al lado tuyo.

ENVIANOS TU RELATO LESBICO Y LO PUBLICAREMOS


Enviar relato

Puntúa este video

Deja un comentario